Buscador de centros donde solicitar su cita previa DNI, cita previa ITV, hacienda, pasaporte, etc...
Noticias e información sobre cita previa.
Publicidad
Información telefónica las 24 del día
En el teléfono de información telefónica 11899 le facilitamos el número que busca
Teléfono de información telefónica 11899
Llama al 11899Llame ahora, le atendemos

Investigadores publican un estudio reciente donde se denota que el 82% de quien padece COVID-19 arrastra un déficit de vitamina D

Publicado el - 29 Octubre de 2020
Investigadores publican un estudio reciente donde se denota que el 82% de quien padece COVID-19 arrastra un déficit de vitamina D

Desde que estalló el primer brote de coronavirus y comenzó su voraz contagio por todo el mundo, las investigaciones se han centrado en entender cómo funciona el patógeno y cuáles son los efectos que dejan en el organismo de los huéspedes que contagia.

Comprender por qué existe personas asintomáticas u otros que simplemente pasan por la enfermedad con leves síntomas que apenas les deja secuelas mientras que a otros los tiene que ingresar en cuidados intensivos es una de las labores primordiales de los médicos en aras no solo de suscribir la mejor vacuna, sino también de sintetizar medicamentos capaces de combatirlo.

Nuevo estudio relacionado con la Vitamina D

En colación a ello, un grupo de investigadores comandando de origen español ha publicado un estudio reciente donde queda patente que el 82,2% de los que padecieron COVID-19 en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander padecían un déficit importante de vitamina D en su organismo, justo todo lo contrario a aquellos que estaban libres de la enfermedad y sobre los que también se aplicó el mismo muestreo de sangre para efectuar las comparativas pertinentes.

En el estudio también se concluye que, de forma generalizada, los hombres suelen tener menos Vitamina D en el cuerpo que las mujeres, un hecho que -según parece- se debe a determinados procesos metabólicos y genéticos de cada sexo.

El equipo científico dirigido por el médico José L. Hernández se ha basado en un total de 216 pacientes contagiados con coronavirus y otras 197 libres de la enfermedad y que habitan en la misma localidad. Se ha agrupado a todos en grupo de edades y nivel de vida similares para sustentar un análisis final más veraz.

Es ahí, en los resultados finales, cuando los científicos constataron que el nivel de vitamina D era deficiente en casi la totalidad de los que padecían la enfermedad. En el grupo de los individuos sanos también existió esa deficiencia, aunque solo en el 47,2% del total, un índice muy inferior al 82,2% del primer grupo.

La conclusión que se saca de todo ello es que, de alguna forma, padecer de una deficiencia de vitamina D es un parámetro importante a la hora de padecer COVID-19. De hecho, ya se sabe que la presencia de esta vitamina refuerza una recuperación mucho más rápida ante cualquier patología que se sufra, además de que previene de patologías tales a la hipertensión y a multitud de enfermedades cardíacas.

Consecuencias del estudio

Lo más inmediato que se considera en el estudio es que, una vez se proyecte un tratamiento o vacuna, se debe procurar medicar con prioridad a las personas con deficiencia en esta vitamina, beneficiando así a su débil sistema inmune. Lógicamente, primero habría que identificar quiénes tiene dicha carencia, lo que debería hacerse en las personas más vulnerables por edad (ancianos), que ya sufran alguna enfermedad y todo aquel que se albergue en residencias.

Como curiosidad, se observó que había 19 pacientes concretos de entre los que padecían el coronavirus, que tomaban suplemento vitamínico de forma habitual. Se podría pensar que estarían en mejor disposición de recuperarse y con síntomas más leves, haciendo caso a lo antes dicho, más la realidad fue totalmente contraria. La explicación a tal hecho es que, si toman refuerzos vitamínicos (prescritos por un médico), es porque, precisamente, tienen unos niveles tan bajos que resultan incluso peligrosos para la vida normal. Con dichos suplementos se pusieron en nivel bajos, pero aún insuficientes como para considerarse normales.

Por otro lado, algunos pacientes suscribieron que tomaban corticosteroides o inmunosupresores, unos elementos que inhiben el sistema inmune y que, por lo tanto, abren las puertas a que se pueda padecer con mayor facilidad no solo el COVID-19, sino cualquier otra enfermedad, potenciando los síntomas que se sufriría y ampliando el plazo de recuperación.

Deja tu comentario sobre ésta noticia
 
WEB INDEPENDIENTE, INFORMATIVA Y PUBLICITARIA. NO TIENE NINGÚN TIPO DE RELACIÓN CON SERVICIOS OFICIALES.