Buscador de centros donde solicitar su cita previa DNI, cita previa ITV, hacienda, pasaporte, etc...
Noticias e información sobre cita previa.
Publicidad
Información telefónica las 24 del día
En el teléfono de información telefónica 11899 le facilitamos el número que busca
Teléfono de información telefónica 11899
Llama al 11899Llame ahora, le atendemos
Precio del servicio de consulta de números de abonado 11899: Establecimiento llamada 0 euros. Precio por minuto 2,5 euros + IVA

Qué se puede gestionar y qué no en una embajada o un consulado

Publicado el - 01 Febrero de 2022
Qué se puede gestionar y qué no en una embajada o un consulado

Las embajadas y los consulados son un lugar imprescindible donde acudir si estás de viaje por el extranjero y te surge cualquier tipo de problema. Son los representantes legales de tu país, y entrar en una de ellas es como estar entrando en tu patria.

No obstante, las embajadas no poseen potestad determinados trámites. Pueden expedir pasaportes o prestarte asistencia en caso de un accidente de cualquier tipo, mas no a servirte como pasarela para favorecer tu estancia en el país de destino.

Diferencia entre embajada y consulado

La embajada es la mayor representación que un país puede poseer dentro del territorio de otro país. Su misión fundamental es trabajar por mantener una diplomacia permanente en favor de afianzar las relaciones de Estado entre ambas naciones. Solo hay una embajada y -casi siempre- está en la capital.

Por otra parte, está la figura del consulado, que de entrada puede haber muchos en un mismo país. Sus funciones diplomáticas están mucho más pormenorizadas que en la embajada, siendo su función básica y primordial la de atender a los ciudadanos que se encuentran en ese país extranjero. De hecho, las embajadas poseen una “sección consular” para brindar esos mismos servicios, es decir, que es como si tuvieran un consulado incluido dentro de sus muros.

Qué puede hacer una embajada y un consulado por ti

Siempre que estés de viaje y te surja un problema o necesites ayuda, acude a una embajada o consulado para informarte. Independientemente de cuáles sean las funciones del mismo, siempre te prestarán auxilio y te indicarán cuáles son los pasos que debes seguir.

Expedir pasaportes o salvoconductos

Este es el motivo más habitual para el que se acude a una embajada. Puede ser porque haya caducado, porque lo hayas extraviado o porque te lo hayan robado, el consulado se ocupará de expedirte un duplicado del mismo o uno nuevo para que puedas estar en regla y volver a tu país de origen.

Expedir salvoconductos

Los salvoconductos son unos documentos donde se acredita al ciudadano y se le concede determinado poder para estar en el país extranjero incluso si hay un estado de excepción, una guerra o cualquier otro percance inusual.

Recibir información médica, educativa y legal

Te brindarán toda la información que necesites acerca de medicina, educación o de la legalidad que se aplica en el país extranjero en el que te encuentras. Te dirán qué trámites debes efectuar para acceder a cualquiera de esos servicios, cómo solicitarlos, cuánto te costará, etc.

Recibir asistencia en caso de detención

Si te detienen las autoridades locales del país, tienes derecho a solicitar que se informe al cónsul de tu país para que envíen una delegación que te explique tus derechos y que te pongan al tanto de cuál es el proceso que se está llevando a cabo.

La embajada también se ocupará de notificar a los familiares o amigos que tú le indiques y se ocupará de visitarte en el lugar de detención de forma periódica para hacer un seguimiento de tu estancia. Así mismo, se ocupará de entregarte y enviar la correspondencia que quieras mantener con gente de fuera.

Informar sobre el traslado de restos mortales

Si tuviera la necesidad de transportar los restos de algún familiar que ha fallecido en el país extranjero, el consulado te informará de cuáles son los trámites que debes hacer y a cuánto asciende los costes para poder llevar a cabo el proceso.

Así mismo, te podrá asistir como intermediario para que alguna de las empresas locales dedicadas a esa labor se ocupe.

Solicitar que te adelanten dinero (excepcionalmente)

Está reconocido que una embajada puede adelantarte dinero si es para una repatriación. Ese capital deberá devolverse dentro de unos plazos concretos o incurrir en un delito grave.

Varios servicios administrativos

Estos trámites son todo lo relacionado con papeles del Registro Civil, servicios notariales o la legalización de documentos que requieran ser compulsados.

Asistencia en caso de catástrofe

Si sucediera una catástrofe en el país extranjero y te ves implicado de cualquier forma o necesitas ayuda para ponerte a salvo, tu embajada te prestará la ayuda y el apoyo que necesites.

Qué NO puede hacer una embajada o un consulado por ti

Los consulados tienen sus limitaciones a la hora de qué servicios pueden prestar, no son todopoderosos a la hora de asistir al ciudadano de su país en según qué aspectos, algunos de ellos muy comunes.

Tramitar la renovación o expedición del Documento Nacional de Identidad

El DNI solo se puede emitir en el país de donde se es nativo. Un consulado puede tramitar un salvoconducto provisional o un documento semejante, pero nunca podrá emitir un DNI.

Actuar tal a una agencia de viajes

No puedes acudir a la embajada o al consulado para que te informen de cuáles son los mejores alojamientos, qué lugares emblemáticos visitar en el país o dónde puedes expedir billetes de transporte para moverte por el territorio. Pueden darte esa información por altruismo, pero no es una obligación estipulada en su decálogo.

Ayudarte a encontrar trabajo

Un consulado nunca podrá actuar tal a una oficina de empleo. La búsqueda de un empleo en el país extranjero corre a cargo y responsabilidad del interesado. Esto no quita que se pueda ir al consulado por si hay algún tablón de anuncios local o empresas que allí se anuncien para tal fin.

Hacerte favores si te han detenido u hospitalizado

Una embajada no tiene porqué darte un trato de favor sobre el resto de nacionales del país. El trato debe ser ecuánime entre todos los ciudadanos.

Realizarte un préstamo de dinero

Exceptuando el caso de repatriación, una embajada no puede prestar dinero, avalar ni pagar multas.

Hacer de intérprete o de guía

Contrariamente a lo que se cree, una embajada no puede sufragar personal propio o ajeno para que actúe como intérprete según tus necesidades. Sí lo hará en caso de detención o catástrofe, donde será parte de su modus operandi.

No obstante, siempre puedes consultarles para que te recomienden adónde acudir para obtener ese servicio.

Hacerse cargo de los gastos de traslado de restos mortales

La embajada te informará y se ocupará de gestionar todos los trámites requeridos para llevar a cabo el traslado, pero no abonará los gastos correlativos al mismo. Eso le corresponde a los familiares.

Hacer de representante en un juicio

Los consulados no pueden personarse en tu nombre si estás en un litigio. En un juicio eres tú el debes representarte.

Asegurarte la entrada en el país

No puedes acudir a un consulado para que posibilite que puedas entrar al país. Esa competencia recae solo en las autoridades del país de destino y en la aplicación de sus leyes.

Deja tu comentario sobre éste articulo
 
WEB INDEPENDIENTE, INFORMATIVA Y PUBLICITARIA. NO TIENE NINGÚN TIPO DE RELACIÓN CON SERVICIOS OFICIALES.