Buscador de centros donde solicitar su cita previa DNI, cita previa ITV, hacienda, pasaporte, etc...
Noticias e información sobre cita previa.
Publicidad
Información telefónica las 24 del día
En el teléfono de información telefónica 11899 le facilitamos el número que busca
Teléfono de información telefónica 11899
Llama al 11899Llame ahora, le atendemos
Precio del servicio de consulta de números de abonado 11899: Establecimiento llamada 0 euros. Precio por minuto 2,5 euros + IVA

El Grupo de Biología de la Infección Pompeu Fabra de Barcelona trabaja en el desarrollo de una inmunoterapia para mejorar el tratamiento del VIH.

Publicado el - 11 Diciembre de 2015
El Grupo de Biología de la Infección Pompeu Fabra de Barcelona trabaja en el desarrollo de una inmunoterapia para mejorar el tratamiento del VIH.

Un grupo de biólogos trabaja en el desarrollo de una inmunoterapia centrada en las células T reguladoras para contrarrestar el agotamiento del sistema inmune y mejorar el tratamiento del VIH.
Este estudio se está desarrollando en el Grupo de Biología de la Infección Pompeu Fabra de Barcelona.

El ser humano tiene un sistema inmunitario formado por una compleja red de reguladores positivos y negativos que coordinan la respuesta ante amenazas patógenas. Cuando una persona se infecta por el virus VIH, su cuerpo desarrolla una inmunidad evitando la expansión del virus al resto del organismo. Las llamadas células T, son reguladoras y mantienen la respuesta de las células T afectoras controlada, para evitar que dañen los órganos y tejidos.

Conforme la infección persiste, se evidencia que el virus avanza y no se elimina, muchas de las células T se duermen por agotamiento. Un grupo de trabajo liderado por Andreas Meyerhans decidió investigar qué le ocurría al balance entre células efectoras y reguladoras al bloquearla. Los investigadores aislaron células sanguíneas de individuos afectados por VIH y observaron su respuesta tras ser despertadas mediante anticuerpos anti-PD-L1. Tanto las células efectoras como las reguladoras despertaron, pero el grado en el que lo hacían dependía de la carga vírica de los individuos.

Este sistema ha dado muy buenos resultados en personas cuya infección estaba controlada médicamente y tenía un nivel de infección muy leve, entonces se multiplicaba el número de células T efectoras. Por otro lado, en pacientes en los que el virus no está bajo control médico, las células T reguladoras se multiplicaban mucho, provocando una efecto contrario con una mayor propagación del virus y creando un ambiente perjudicial para el paciente.

Solo los pacientes de VIH que estén bajo tratamiento médico tendrán mejora en su respuesta inmune antiviral. Ya se han diseñado pruebas con anticuerpos anti-PD-L1 para combatir las infecciones crónicas del virus y también han empezado a usarse para atacar el cáncer. Así, el trabajo del grupo de Meyerhans destapa un nuevo elemento a tener en cuenta: las células T reguladoras. Quien sabe si mañana este tipo de células tendrán algo que ver en la cura de los diferentes tipos de cáncer.

 

Deja tu comentario sobre ésta noticia
 
WEB INDEPENDIENTE, INFORMATIVA Y PUBLICITARIA. NO TIENE NINGÚN TIPO DE RELACIÓN CON SERVICIOS OFICIALES.