Buscador de centros donde solicitar su cita previa DNI, cita previa ITV, hacienda, pasaporte, etc...
Noticias e información sobre cita previa.
Publicidad
Teléfono de información 11899
Teléfono de información telefónica 11899, disponible las 24 horas, a través del cual puede obtener toda la información. Servicio operado por agentes especializados desde España, disponible para operadores fijos y móviles. El precio del servicio es de cinco céntimos por segundo, impuestos incluidos. El servicio de información telefónica 11899 se presta por un operador independiente
Teléfono de información telefónica 11899
Llámenos, estamos para atenderle.
Teléfono 11899, a su servicio
Teléfono de información telefónica 11899

Cambiar el porcentaje de retención de la nómina para compensar el pago final de la declaración de la renta

Cambiar el porcentaje de retención de la nómina para compensar el pago final de la declaración de la renta

La Campaña de la Renta está finalizando ya, desde que el 1 de abril se abrió el plazo para que los contribuyentes presentaran su declaración. Quienes aún no lo hayan hecho, tiene como fecha límite el 30 de junio.

La Declaración es un trámite obligatorio por cada empleado y empresario, siendo a veces favorable (recibimos dinero) o desfavorable (debemos pagar al Estado). Las estadísticas hablan de que el 70% de las declaraciones son a devolver, aunque existe por lo tanto un 30% de contribuyentes que deben abonar a la Agencia Tributaria los pagos del IRPF correspondientes según sus ingresos.

Entre este grupo al que sale a ingresar, la mayoría escoge la opción de pagar al final de campaña, buscando así obtener el máximo rendimiento a las ventajas fiscales para decrementar el importe. No obstante, existe otro método para evitar tener que pagar una cantidad de dinero importante a Hacienda cada vez que se presenta la declaración de la renta, y es modificar las retenciones que se aplican en la nómina.

El porcentaje del salario que Hacienda retiene a causa del IRPF depende de múltiples circunstancias personales y profesionales. Concretamente, el porcentaje se calcula en base a la situación familiar, la laboral y su retribución, entre otros varios factores. Siguiendo ese guion, cada fin de mes el pagador aparta una cantidad de determinadas rentas del contribuyente para abonarlas en la Administración Pública como anticipo, un porcentaje retenido que es una estimación realizada por Hacienda sobre los impuestos que deberá pagar el contribuyente en la declaración de la renta. A veces, dicha previsión no concuerda con la realidad.

Esta situación se produce, por ejemplo, cuando un trabajador posee varios pagadores o si no se contemplan todas las situaciones personales. Si dicha estimación es incorrecta, el ajuste se acometerá precisamente en la declaración de la renta. Si esta sale a devolver, ello no implica que la administración esté pagando a esa persona, sino que durante el año se les retuvo más dinero del que hubiera correspondido, mientras que, si sale a pagar, es que se les retuvo menos de lo debido. Es por ello que, si el contribuyente quiere asegurarse de que no tenga que pagar, puede optar por incrementar el porcentaje de retención que se aplica en su nómina, de forma que cada mes se pagará un poco más a Hacienda, provocando un adelanto que de la otra manera se realizaría de una sola vez si sale a pagar en la declaración.

Este cambio del porcentaje de retención no implica que se esté pagando menos impuestos, sino que se pagará lo mismo pero de distribuyendo el importe mes a mes. Este cambio debe comunicarse a la empresa, que es la responsable de aplicar las retenciones del IRPF en nuestro nombre de la misma forma que hacer con las cuotas a la Seguridad Social.

Esta retención que se aplica en la nómina es un trámite obligatorio, excepto en los casos en los que la cuantía anual no supere la cuantía que establece la normativa según las circunstancias personales. Dichos límites son:

  • Si el contribuyente es soltero, viudo, divorciado o está separado, por ley no podrá superar los 15.947 euros anuales o los 17.100, dependiendo de si tiene un hijo o más. 
  • Si el cónyuge del contribuyente tiene rentas inferiores a 1.500 euros anuales, el límite para aplicar la retención es 15.456 euros anuales si no tiene hijos, 16.481, si tiene un hijo, o 17.634, si tiene dos o más.
  • Cualquier otra situación se contempla que, si el contribuyente no supera los 14.000 euros anuales, si no tiene hijos, 14.516, si tiene uno, o los 15.093, si tiene dos o más, no se le aplicará retención.

Incrementar el porcentaje de retención del IRPF no implica que se pague menos impuestos, sino que se procede a adelantar poco a poco el pago, un ajuste que en la declaración de la Renta saldrá reflejado y compensado, resultando en una cantidad a pagar inferior. Esta declaración de la renta sirve justamente para ajustar los ingresos que el contribuyente ha obtenido a lo largo del año con la tributación del IRPF, siendo este IRPF un impuesto personal y directo, esto es, que grava los ingresos de toda persona física de acuerdo a sus circunstancias personales y familiares. De hecho, el objeto final de este impuesto es la renta del contribuyente, totalizando sus rendimientos, sus ganancias y el total de pérdidas patrimoniales sufridas. Al ser un impuesto progresivo, cuanto mayor sea el ingreso total mayor porcentaje habrá que abonar.

Deja tu comentario sobre éste articulo
 
WEB INDEPENDIENTE, INFORMATIVA Y PUBLICITARIA. NO TIENE NINGÚN TIPO DE RELACIÓN CON SERVICIOS OFICIALES.